“Disfruto de mi vida” por Patricia Álvarez López

Tres de la mañana…

Me despierto asustada por el sonido de la alarma del móvil. Lo apago rápidamente para que no se despierten José Luis y Ángel; ya he abierto los ojos, pero aún permanezco en ese limbo entre el mundo real y el onírico reino de Morfeo.

Me cuesta incorporarme, últimamente me duelen las lumbares, y tengo el tobillo resentido del partido del domigo. Perdimos pero disfruté mucho con mis compañeras. Si hubiéramos juado la primera parte igual que lo hicimos la segunda, quién sabe, a lo mejor podríamos haber ganado. La semana que viene seguro que podremos.

Sigo mi deambulante recorrido hasta la cocina y me preparo mi café con tostadas. Es muy temprano, pero si no desayuno no soy capaz de leer una sola palabra.

Enciendo mi pequeño ordenador, un netbook de esos que son muy cómodos de transportar pero muy complicados a la hora de estudiar por su reducida pantalla, y me cuelo directamente en la plataforma de educación a distancia. He establecido mi pequeño ritual de inicio de sesión: primero miro las notas de las tareas realizadas, después los foros por si hubiera alguna novedad, a continuación contesto por correo a los profesores dándoles las gracias por su corrección y a mis compañeros en algún post que resulte de mi interés o conocimiento.

Me acaba de venir a la mente lo bien que nos lo pasamos el sábado cogiendo setas. Ángel disfrutó como el enanillo que es. Estaba pletórico corriendo de un lado a otro por el pinar, saltando y jugando a que vienen los enemigos y hay que hacer cuerpo a tierra para que no nos vean. La verdad es que entre él y yo cogimos entre uno y ningún níscalo, pero nos divertimos más que los demás.

Vuelvo a concentrarme, sin querer, mis divagaciones me han llevado de viaje y me han alejado de lo que estoy haciendo.

Regreso al netbook… Leo un par de veces el enunciado de la siguiente tarea a realizar antes de ponerme con ella, fijo una idea inicial de cómo será y empiezo a teclear.

El año pasado con las 9 asignaturas que estaba cursando, leía el temario, lo que podía llevarme un par de días, hacía el examen y después la tarea, me dio buenos resultados, pero ahora que sólo tengo el Proyecto Integrado puedo explayarme más.

Cinco y media de la mañana…

Suena la alarma del móvil otra vez. Esto me sañala que es la hora en la que me levanto un día de los que “no madrugo” para ir a trabajar, así que voy a prepararme otro café como si acabara de despertarme.

Todavía no he apagado el ordenador, estoy mirándolo fijamente, pensando, confirmándome a mí misma la suerte que tengo por tener una familia tan maravillosa, un trabajo que me gusta, compañeras con las que jugar al fútbol, amigos con los que ir a por setas,… y la posibilidad de estudiar un grado superior a distancia que me deja disfrutar de mi vida y de todos los momentos especiales que en ella hay.

Anuncios

  1. Patricia

    La primera palabra del relato es “Tres”… habrá sido un fallo al colgarlo en el blog. Gracias!!

  2. Pingback: Premios del Primer Concurso de fotografía, relato y vídeo ¿Qué es estudiar a distancia? « ¿Estudiar a distancia?

  3. patricia

    Gracias!! Estoy muy contenta por este premio porque simplemente queria haceros llegar lo importante que es para mî tener la oportunidad de estudiar, algo que, de la manera tradicional , hubiera sido imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: