“¿Qué prefiere la enseñanza tradicional o a través de Internet en el IEDA?”, por Susana Marín Caña

Una día estaba en el campo, ya que había abandonado los estudios, entonces cuando regresé del campo, me metí en el ordenador de un amigo, ya que yo no tenía computadora en mi casa, decidí meterme en su ordenador, y de repente busqué en la red “IEDA” (Instituto de Educación A Distancia de Andalucía). Entonces me informé dónde estaba la sede, quiénes iban a ser mis compañeros y mis compañeras, y mis profesores y profesoras, y no tenía la menor idea de que era eso del IEDA. Cuando de repente me admitieron y esta supercontenta.

Una vez admitida, me mandaron un correo electrónico al ordenador que tenía en casa, y pude acceder a la plataforma. Estaba ilusionada, pero a la vez intranquila y nerviosa, ya que era la primera vez que accedía a las clases y a las asignaturas que me había matriculado.

Al principio, no conocía ni el funcionamiento de dicha plataforma ni tampoco conocía a ningún profesor, a ninguna profesora ni a ningún compañero ni a ninguna compañera, y me creía que era la única chica que se había apuntado y empecé a sentirse solitaria, y no tenía ganas de seguir de estudiar.

Pero al día siguiente, recibí una llamada, y era mi tutora, y me dijo que aquí hay muchos compañeros y compañeras. Viendo que se habían matriculados en la misma enseñanza que estaba cursando, y al poco tiempo, ya manejaba la plataforma y cada vez estaba más ilusionada, ya que había más personas como yo, que abandonando sus estudios porque se pusieron a trabajar o porque fueron madres, etcétera, y dejaron sus estudios, y ahora lo querían retomar.

Ya, cada vez estaba más contenta, más ilusionada y cada vez más motivada.

Ya pasado ese tiempo, tanto mis compañeros y compañeras como la tutora como los profesores que tenía y los que no nos manejábamos con bastante soltura.

Ya conocía la plataforma estupendamente, y cada vez más contenta, ya que no me sentía sola.

Al cabo de ese período, empecé a hacer las tareas, y sacaba buenas notas. Entones intenté sacar el curso adelante, aunque tenía dos niños, una casa y además trabajaba fuera, y eso es lo que me quitaba tiempo, pero yo seguía luchando.

Cuando entregué todas las tareas, nos dieron la fecha de las tareas presenciales, y era un 19 de mayo del 2012. Conocí a una compañera llamada Perfecta, ella fue la que me recogió, y nos fuimos en su coche, y estábamos las dos estudiando muchos, y estábamos nerviosas e inquietantes, y n os dirigimos al instituto.

Una vez en el instituto, los profesores y las profesoras que estaban en el IES San Roque, de Sevilla. Una vez, dentro de las salas, los profesores y las profesoras nos dieron las instrucciones para poder realizar las tareas presenciales, y lo único que teníamos que dejar en la mesa era los bolígrafos y el DNI. Una vez que recogió mi carné de identidad me entregó las tareas presenciales. Empecé a leerlas y comencé a realizarlas. Me salieron estupendamente. Entonces las entregué y esperar el resultado. Al cabo de los quince días, me dieron la nota, y cuál fue mi sorpresa que aprobé todas las asignaturas, así seguir hasta finalizar los dos últimos trimestres, y en mayo obtuve mi título y ya al año siguiente en la Universidad.

Anuncios

Un Comentario

  1. Jorge Matute

    Ole esa Susana ¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: