“El café”, por Purificación Triano Rodríguez

Un día cualquiera en el trabajo una compañera en la hora del café cuenta que está matriculada a distancia y que es muy cómodo estudiar así. Yo he dejado de estudiar hace bastante tiempo y cuando ella me cuenta lo contenta que está con su nueva vida de estudiante, me pica el gusanillo y le pregunto como puedo matricularme yo también porque el módulo de Secretariado además de serme útil para mi trabajo me ha interesado mucho.

Ahí comienza mi nueva vida de estudiante a distancia y la experiencia es como sigue:

Primero no tengo ni idea de cómo se estudia a distancia y por supuesto con el ordenador se pueden hacer cosas que yo hasta este momento ignoraba (bueno si no consigo aprobar por lo menos más informática voy a aprender, me consuelo). Los profesores nos dicen en los foros que podemos contar con ellos para lo que necesitemos y yo me pregunto: ¿cuántas horas trabajaran al día? Porque yo voy a necesitar muchísima ayuda. No importa a mi moral no me falta y estoy decidida a por ello.

Si conocéis este módulo por supuesto como en otros hay asignaturas más fáciles que otras, pero como cada uno tenemos nuestras propias lagunas (y yo debo tener el lago Titicaca) hay asignaturas que no se por donde meterles mano y me pregunto de nuevo. ¿Por qué me habré metido en este lío sin comerlo ni beberlo? Pero sigo adelante y fíjate que incluso he aprobado ya casi todo el módulo (me quedan dos asignaturas para terminar) por supuesto con la ayuda de los profesores (los pobres deben estar hartos de aguantarme) y es entonces cuando me enfrento a las asignaturas de idiomas y por supuesto nuevas preguntas me asaltan ¿Pero voy yo a conseguir hablar y comprender otro idioma que no sea el andaluz por mucho que me esfuerce y mucho que me ayuden? Bueno pues para quien este pensando en matricularse y crea que no podría conseguirlo le diré que el inglés ya lo he aprobado, pero todavía me queda el Francés (Dios mio la que le espera al profesor) si yo solo he ido a París tres días y no conseguí decir ni siquiera Bon Jour.

Milagros de la educación a distancia, con perseverancia, quizás en un siguiente relato cuente lo bien que hablo francés y por supuesto iré a París para celebrarlo (que todo no va ha ser estudiar) y pienso comprarme el marco más bonito haya para poner mi título de Secretariado que mi trabajo y mi tiempo me ha costado.

Yo personalmente recomiendo la Educación a Distancia, ya que hay muchos módulos para escoger y siempre podremos encontrar uno que nos interese, además estoy muy contenta de que mis neuronas estén trabajando a tope (así puede que asuste al Alzheimer) y me siento de nuevo como cuando estaba en el instituto y por supuesto ya somos muchas más las compañeras que estamos estudiando y las charlas de los desayunos son mucho más divertidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: